Diseño de interiores, Decoración de interiores,

By AndresVicedo|noviembre 8, 2017|Uncategorized|

Es una opinión generalizada que estos dos términos sean confusos, e incluso que pensemos que estamos hablando de lo mismo.

La decoración, así como el diseño NO son la misma cosa y  NO se pueden usar de manera intercambiable. Cada una de estas disciplinas requiere de diferentes tipos de habilidades.

Es habitual que los profesionales demos por entendidos ciertos conceptos que, aun estando claros en el sector, no lo están tanto en la mente del cliente. Es el caso de la decoración y el interiorismo o diseño de interiores.

Podemos definir el interiorismo como una actividad profesional de diseño, orientada a procurar la mejor resolución del entorno . Para este resultado, hay muchas técnicas aplicables, como las normas básicas del diseño o las técnicas funcionales, estéticas y/o ambientales.Finalmente El interiorista, se ocupa de proyectar mobiliario o espacios internos, desde una casa particular a un espacio comercial, un banco, un hotel, un stand de feria o un espacio expositivo.

El Interiorismo es un punto intermedio entre la Arquitectura y la Decoración.

 

 

 

 

En la decoración de interiores, el objetivo es conseguir un determinado ambiente para espacios ya definidos. el cual depende en gran medida del cliente o del proyecto.

FUNCIONES

Los diseñadores de interiores deben de estudiar, profundizar y conocer muchos más temas que los decoradores de interiores.

Tienen que lidiar con la integridad arquitectónica del interior de un edificio. Tienen que hacer frente a las renovaciones y cambios de la estructura interior, por esta razón, en muchos casos se requiere que tengan conocimientos de arquitectura también. Los diseñadores de interiores tienen que estudiar acerca de la psicología ambiental y de cómo crear un espacio confortable que se adapte al estilo de vida de sus clientes.

El diseño de interior, básicamente, implica muchos proyectos relacionados entre sí para que el interior de un espacio sea funcional, eficaz, hermoso. También incluye la coordinación entre la mano de obra y el cliente y  la supervisión del proyecto. Un diseñador de interiores tiene que ser lo suficientemente calificado para decorar el espacio.

También es de su competencia la iluminación, la acústica, la temperatura en los espacios y la aplicacion del  codigo de la edificacion y normativas vigentes.

El Interiorista, en definitiva, sí modifica el espacio físico (tabiques, instalaciones…)  Y los ambienta en función de la edad, actividades, preferencias y presupuesto del cliente.

 

Presenta planos,  de distribución, alzados, perspectivas, tabiquería, instalaciones, detalles técnicos etc.

Planifica, organiza y gestiona el proyecto. Siendo intermediario entre el cliente y los operarios de obra.

Supervisa la obra del interior para que todo vaya en orden y realiza la documentación necesaria.

Selecciona los revestimientos adecuados al uso que se le va a dar al espacio.

Redistribuye viviendas y locales en función a las nuevas necesidades del cliente.

Conocen los diferentes estilos de decoración y cómo mezclarlos para crear ambientes nuevos.

Escogen las texturas, las tonalidades y los revestimientos del ambiente a crear.

Seleccionan los muebles, objetos y tejidos que arroparán al nuevo interior.

Buscan los muebles, lámparas y demás elementos necesarios.

Economizan los costes gracias a su conocimiento de la materia.

Cuando un decorador entra en un espacio estudia la luz, cómo entra y cómo afecta a ese espacio, la disposición de los muebles y demás elementos, así como los materiales y tejidos con los que ya cuenta ese espacio. Su función es vestir ese espacio, reorganizarlo, consiguiendo un determinado ambiente para espacios ya definidos.

 

Vemos que, aunque el objetivo es el mismo, no trabajan de la misma manera ni con los mismos materiales.

Está bastante claro. Decorar es solo una pequeña parte del proceso de interiorismo. El diseño de interiores contiene la decoración, es decir, un diseñador de interiores debería ser capaz de decorar. Sin embargo un decorador, propiamente dicho, no debería exceder sus atribuciones confundiendo su función.

Basta con leer las definiciones que circulan por internet o trabajar en el sector de la construcción para darnos cuenta  de que la confusión es considerable, y en muchos casos, pretenciosa e intencionada.

La diferencia entre decoradores y diseñadores de interiores no está en el título, sino en el currículo

Yo diría que la decoración es la última parte del proceso llevado a cabo por un diseñador de interiores cuando este proyecta un espacio. Por lo tano, la etapa de decoración, la última, se encarga del proceso ornamental que coronará el diseño completo del diseñador de interiores de forma homogénea.

Por supuesto que no son disciplinas excluyentes sino todo lo contrario, deben convivir y colaborar. Pero no confundirse. El objetivo de este artículo es simplemente aclarar los espacios y las fronteras, no generar rivalidades sin sentido.  Soy diseñadora de interiores, pero también soy decoradora, por tanto diseño interiores y también los decoro.

 

«Contar con el asesoramiento de profesionales siempre una buena idea, pues muchos elementos e ideas que pasan desapercibidos para la mayoría son tenidos en cuenta por un profesional.»

Share this Post: